Alberto Fernández relanzó su Gobierno y llamó a buscar "un rotundo triunfo en 2023"

alberto-fernandezjpg

El presidente Alberto Fernández relanzó esta tarde la "segunda etapa de su Gobierno" en un multitudinario acto en Plaza de Mayo por el Día de la Militancia, en el que llamó a asegurar "un rotundo triunfo en 2023".

Este es el día para dar inicio a la segunda etapa de nuestro Gobierno" que empezará "con toda la fuerza para levantar lo que haya que levantar en Argentina", dijo el jefe de Estado.

"Las urnas de las PASO nos dejaron un mensaje y nosotros escuchamos ese mensaje; también oímos el mensaje de las elecciones del domingo; tengo muy en claro que hay mucho por hacer y hay muchos que están esperando que este Gobierno haga mucho más y lo vamos a hacer porque tenemos la voluntad de hacerlo", expresó.

Sobre las voces opositoras, Alberto Fernández indicó: "Se preguntan, 'si perdieron ¿qué celebran?'". "El triunfo no es vencer sino es nunca darse por vencido", respondió y agregó: "una vez más demostramos que no nos han vencido porque tenemos más ganas que nunca".

En ese marco, señaló a los que especularon con el dólar y a los que dijeron que esta semana una Asamblea legislativa iba a elegir un nuevo presidente. “El Presidente que está acá es el que eligió el pueblo argentino en 2019”, retrucó.

"Nos quedan muchas batallas por dar, terminar con la deuda, enfrentar a los formadores de precios que todos los días aumentan los precios, controlarlos y decirles 'basta'. El primer objetivo es recuperar la economía de una vez y para siempre, hacerla crecer, llenar la industria de trabajadores, hacer crecer el campo, que los ingresos que genera esa economía se distribuyan igualitariamente entre todos los argentinos. Que los que tienen planes tengan un empleo digno. No estamos para sacar derechos, estamos para dar más derechos", sentenció.

Además, consideró necesario "trabajar con mucha firmeza" y "reconstruir las fuerzas de seguridad que, al servicio de la democracia, defiendan a los ciudadanos" y que "persigan a los delincuentes" para que luego sean sometidos a "un juicio bajo el sistema del estado de derecho".

En otro tramo de su discurso volvió a llamar a la oposición al diálogo y se mostró muy duro con quienes se niegan a conversar: “Si Macri no quiere hablar, que se quede solo con sus amigos haciendo negocios; si Milei no quiere hablar, que se quede encerrado con aquellos que niegan la diversidad y el terrorismo de Estado. Nada tenemos que hacer con ellos”.

“Que los que nos quieren boicotear, nos dejen trabajar de una vez y para siempre. El odio es contagioso, pero mucho más contagioso es el amor y la esperanza. Hay una Argentina que espera crecer y va a incluir a todos”, agregó.